More ideas from Judith
No hay nada como un toque femenino. Más dulce, más delicado, más cálido. Así quería la propietaria que fuera su nuevo dúplex. Y para conseguirlo se alió con otra mujer, la interiorista Bárbara Sindreu. Te presentamos a su "nuevo yo"

No hay nada como un toque femenino. Más dulce, más delicado, más cálido. Así quería la propietaria que fuera su nuevo dúplex. Y para conseguirlo se alió con otra mujer, la interiorista Bárbara Sindreu. Te presentamos a su "nuevo yo"