Centro de rehabilitación para primates de Peñaflor

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.
8 Pins612 Followers
En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

Wonderful capture by Julie Shiroma!

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión,  recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor.  Fotografías: César Silva Quiroz.

En 1994, Elba Muñoz, matrona de profesión, recibió un mono barrigudo que le cambio la vida y la convirtió en la única rescatadora de primates de nuestro país. En la actualidad, tiene más de160 monos (barrigudo, araña, capuchino, caí cariblanco y papión), que salvo de las garras de zoológicos, circos y laboratorios, en su centro de rehabilitación de Peñaflor. Fotografías: César Silva Quiroz.


More ideas
Pinterest
Search