Explore El Color, Memories, and more!

Hablando de ángeles y del cielo, recuerdo claramente que cuando era niño, me gustaba imaginarme el Cielo con sus respectivos ángeles.

Hablando de ángeles y del cielo, recuerdo claramente que cuando era niño, me gustaba imaginarme el Cielo con sus respectivos ángeles.

Portada Ebook

Portada Ebook

Hablando de ángeles y del cielo, recuerdo claramente que cuando era niño, me gustaba imaginarme el Cielo con sus respectivos ángeles.

Hablando de ángeles y del cielo, recuerdo claramente que cuando era niño, me gustaba imaginarme el Cielo con sus respectivos ángeles.

Sin lugar a duda, ocasionalmente nacen ciertos individuos cuyo destino es dejar la indiscutible huella de sus paso por el mundo #Literatura #Libros #Ficción #Novelas #Viajes

Sin lugar a duda, ocasionalmente nacen ciertos individuos cuyo destino es dejar la indiscutible huella de sus paso por el mundo #Literatura #Libros #Ficción #Novelas #Viajes

Miguel Enrique, su amigo de tiempos universitarios, pasó por él temprano al día siguiente.  ...  Terminado el desayuno, caminaron por las calles del centro histórico, para después dirigirse a la finca de la familia de Miguel Enrique. Miguel Enrique comentó que le gustaría mucho se quedara un tiempo para ayudarles y le ofreció trabajo en la finca.  ...  Sucede que Aurora, la yegua favorita de su padre, estaba a punto de dar a luz y por primera vez.

Miguel Enrique, su amigo de tiempos universitarios, pasó por él temprano al día siguiente. ... Terminado el desayuno, caminaron por las calles del centro histórico, para después dirigirse a la finca de la familia de Miguel Enrique. Miguel Enrique comentó que le gustaría mucho se quedara un tiempo para ayudarles y le ofreció trabajo en la finca. ... Sucede que Aurora, la yegua favorita de su padre, estaba a punto de dar a luz y por primera vez.

La luz de las velas me cautivaba cuando niño. Todavía hoy no ha perdido ese poder: me cautiva y me transporta…

La luz de las velas me cautivaba cuando niño. Todavía hoy no ha perdido ese poder: me cautiva y me transporta…

En el silencio de esa plácida obscuridad, alargó su mano y suavemente con sus dedos, dibujó sus primeros pensamientos, en espera del bienvenido momento de nacer al mundo. «Diego siempre mostró una habilidad muy especial. ¿Qué le parece mi niña, si le dijera que su abuelo podía leer el cielo, así como nosotros leemos un libro? Diego no le gustaba leer libros, no Señora. Opinaba que él tenía su propio libro: El libro de su fortuna, escrito en los cielos.

En el silencio de esa plácida obscuridad, alargó su mano y suavemente con sus dedos, dibujó sus primeros pensamientos, en espera del bienvenido momento de nacer al mundo. «Diego siempre mostró una habilidad muy especial. ¿Qué le parece mi niña, si le dijera que su abuelo podía leer el cielo, así como nosotros leemos un libro? Diego no le gustaba leer libros, no Señora. Opinaba que él tenía su propio libro: El libro de su fortuna, escrito en los cielos.

Para evitar malos entendidos, quiero aclarar no tener queja alguna con el plan de vida que se me asignó.

Para evitar malos entendidos, quiero aclarar no tener queja alguna con el plan de vida que se me asignó.

Durante seis meses, Oscar ayudó en los trabajos de la finca de la familia de Miguel Enrique. Aprendió mucho acerca del cultivo del cacao. Durante esos meses ahorró sus ingresos y juntó una platica. El mundo se apetecía tan grande y con tanto por recorrer. El padre de Miguel Enrique quedó muy agradecido por su participación. Lo recomendó con algunos de sus amigos ganaderos y agricultores, quienes mantenían fincas en otras partes de Ecuador.

Durante seis meses, Oscar ayudó en los trabajos de la finca de la familia de Miguel Enrique. Aprendió mucho acerca del cultivo del cacao. Durante esos meses ahorró sus ingresos y juntó una platica. El mundo se apetecía tan grande y con tanto por recorrer. El padre de Miguel Enrique quedó muy agradecido por su participación. Lo recomendó con algunos de sus amigos ganaderos y agricultores, quienes mantenían fincas en otras partes de Ecuador.

El tío Oscar, hermano mayor de su papá, felizmente gozaba de un carácter totalmente opuesto al de sus padres. Amable y alegre por naturaleza, él compartía con Dora su fascinante inclinación a buscar y realizar, todas las aventuras y travesuras posibles en su mundo infantil. Consecuentemente, la sobrina se mantenía con ellos cuando se encontraba en la finca. Con ellos el tiempo no transcurría, con sus tíos el tiempo se vivía.

El tío Oscar, hermano mayor de su papá, felizmente gozaba de un carácter totalmente opuesto al de sus padres. Amable y alegre por naturaleza, él compartía con Dora su fascinante inclinación a buscar y realizar, todas las aventuras y travesuras posibles en su mundo infantil. Consecuentemente, la sobrina se mantenía con ellos cuando se encontraba en la finca. Con ellos el tiempo no transcurría, con sus tíos el tiempo se vivía.

En ocasiones, ciertos gestos de la niña le recordaban tanto a la mamá de Dora: tan parecidas a esa misma edad; ay mija, qué prontico te nos fuiste. En paz descanses… El lugar favorito de Dora para pasar las mañanas, se encontraba justo al inicio de la subida. Las horas pasaban alegremente, mientras ella absorta en su mundo, jugaba entusiasmada o leía alguno de los libros que siempre cargaba.

En ocasiones, ciertos gestos de la niña le recordaban tanto a la mamá de Dora: tan parecidas a esa misma edad; ay mija, qué prontico te nos fuiste. En paz descanses… El lugar favorito de Dora para pasar las mañanas, se encontraba justo al inicio de la subida. Las horas pasaban alegremente, mientras ella absorta en su mundo, jugaba entusiasmada o leía alguno de los libros que siempre cargaba.

El calor ha llegado justamente a ese punto extremo: al momento en el cual este anti-clima se convierte en un absoluto, o más bien, se torna una cuestión que se podría llamar: lo verdaderamente insostenible e insoportable.

El calor ha llegado justamente a ese punto extremo: al momento en el cual este anti-clima se convierte en un absoluto, o más bien, se torna una cuestión que se podría llamar: lo verdaderamente insostenible e insoportable.

Algunos nacen con pañales de sangre, otros se los confeccionan más adelante en sus más que célebres vidas Libros, Literatura, Ficción, Autor, Novela

Algunos nacen con pañales de sangre, otros se los confeccionan más adelante en sus más que célebres vidas Libros, Literatura, Ficción, Autor, Novela

Para evitar malos entendidos, quiero aclarar no tener queja alguna con el plan de vida que se me asignó.

Para evitar malos entendidos, quiero aclarar no tener queja alguna con el plan de vida que se me asignó.

Pinterest
Search